• +34 954 64 16 22
  • info@doctorachandler.com

Regeneración Ósea la mejor formación para nuestros especialistas

Regeneración Ósea la mejor formación para nuestros especialistas

El pasado fin de semana la Dra. Lucy Chandler acudió en Alicante al curso de Regeneración ósea en implantología impartido por el Dr. Alberto Gonzalez.

Intentando siempre formarnos para dar la mejor solución a los problemas dentales.

Esta navidad presume de sonrisa

A menos de 3 semanas para que llegue la Navidad, todos estamos inmersos en preparar los regalos para esos días, comprar las mejores galas o reservar en los mejores restaurantes para las cenas navideñas, cenas de empresa, amigos… Pero, ¿y nuestra salud bucal? ¿Hemos preparado nuestra sonrisa para la Navidad?. La boca también debe ser protagonista principal en estos días de fiesta.

Es importante que acudas a un profesional para que revise tu dentadura y realice el diagnóstico más adecuado para mantener una salud bucal adecuada durante estas semanas de excesos. En Clínica Dental Dra. Chandler somos especialistas en estética dental y contamos con tratamientos que harán brillar tu sonrisa, como un blanqueamiento dental para recuperar el color natural de tus dientes, y lucir una dentadura blanca y sana. Acude siempre a un profesional para que te asesore sobre el tratamiento más adecuado para tu boca y olvídate de los blanqueamientos caseros, que van a dañar tu dentadura.

Es importante también que cuides tu alimentación en estas fiestas. tu salud y tu dentadura te lo agradecerán.

Lo más importante en estas fechas es que no te olvides de sonreír y de disfrutar de esta época como se merece. Ese es el mejor regalo que te puedes hacer a ti y a tus seres queridos. Desde Clínica Dental Dra. Chandler te ayudamos a preparar tu boca para lo que viene. De esta forma, tu sonrisa lucirá mejor que nunca.

El implante dental

Higiene del implante dental en tres pasos

El hecho de tener un implante dental requiere el mismo cuidado que un diente natural

España es uno de los países donde más se colocan implantes del mundo. El problema es que se colocan implantes en pacientes que no son buenos candidatos a este tipo de tratamientos. No son buenos candidatos las personas que fuman, las que mantienen un mal control de la placa bacteriana o presentan una enfermedad periodental previa no tratada, así como pacientes diabéticos descompensados. No obstante, controlando estas situaciones, la terapia de implantes puede ser muy exitosa.

Hay muchos puntos que no se informa a los pacientes hoy en día sobre los implantes y que se deberían de conocer. El hecho de tener un implante dental requiere el mismo cuidado que un diente natural. Por ello, la prevención es primordial a la hora de evitar infecciones que, en muchos casos, pueden llegar a poner en peligro el éxito del implante y disminuir su vida útil, según advierten desde la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA).

 Generalmente, los implantes están hechos de titanio puro, aunque ahora están apareciendo nuevos materiales. Se trata de una fijación que se introduce en los huesos maxilares para ejercer la función de una raíz artificial. Son creados para sustituir a los dientes ausentes. “Se colocan sobre estas raíces artificiales la prótesis dentales. Dependiendo de si hay uno o más dientes que falten habrá una o más prótesis sobre estos implantes”, explica en una entrevista con Europa Press Regina Izquierdo, periodoncista y vocal de la SEPA.

Según asegura, alrededor del 95-98% de los implantes se integran de manera adecuada al hueso tras su colocación, por lo que supone un “tratamiento muy exitoso” y, tras 15 años, más del 90% siguen funcionando perfectamente en boca, aunque depende no sólo del tipo del tornillo sino también del tratamiento de su superficie.

Peligros de no cuidar el implante

No seguir una adecuada higiene bucal conlleva, en un alto porcentaje de casos, la aparición de problemas como complicaciones biológicas o mecánicas (son menos habituales, como la fractura del implante o del tornillo que sujeta la prótesis).

“Sobre las biológicas, cuando no se cuida, se inflama la encía o la mucosa que hay alrededor del implante, se hincha, se pone roja, sangra, y si esta infección no se trata puede acabar afectando al hueso que rodea al implante, de manera que podría perderse y podría poner en peligro supervivencia del mismo”, alerta la especialista.

Sobre su vida útil, Izquierdo indica que a día de hoy no es posible ofrecer una estimación general para todos los pacientes de cuál va a ser el tiempo de permanencia previsto para un implante en la boca, aunque los que se colocan actualmente no tienen caducidad conocida.

Según recuerda, hace cientos de años ya se colocaban alambres, o tornillos de diferentes materiales dentro del hueso para intentar restaurar los dientes perdidos aunque sin éxito. La base de la implantología actual nació hace 35 años y desde entonces se ha evolucionado muchísimo, explica la miembro de la SEPA.

A su juicio, lo “más importante” es no olvidar que la permanencia del implante o su vida útil en boca depende de:

1. Características del paciente; los acondicionamientos fisiológicos (la disponibilidad de hueso para introducir el implante); el estado de salud del paciente, y si hay una presencia de determinadas enfermedades como la diabetes; si ese paciente sigue unos malos hábitos bucales como el fumar. “Si fuma tiene un mayor número de complicaciones, disminuye su supervivencia y hace que haya mayor probabilidad de aparecer una infección sobre el implante”, agrega.

2. Para que el implante tenga una vida útil larga antes de colocarlo habrá que hacer un control sobre las causas de la pérdida dentaria. Si no se solucionan esas incidencias se podrá volver a reproducir. Por ello, indica que es condición indispensable mantener una salud oral impecable y eliminar cualquier proceso infeccioso en la boca.

3.“Algo muy importante es que la vida útil depende de la higiene del paciente. Hay prótesis que no dejan que el paciente pueda limpiar bien alrededor del implante y se puede acabar con problemas. Respecto al diseño de la prótestis, ésta debe ser higienizable, fácil del limpiar”, explica Regina Izquierdo.

Consejos de higiene

En este sentido, subraya que, según datos generales, entre un 28 y un 56% de los pacientes portadores de implantes sufrirán periimplantitis en el futuro, sostiene. “Todos los expertos insisten en que hay que tener cuidado y mantener de forma adecuada y regular la higiene bucal para prevenir estas enfermedades. Cuando se habla de higiene siempre se habla de limpieza, pero una buena medida de salud es dejar de fumar. Es prioritario”, destaca, a la vez que enumera una serie de consejos:

1. Dejar de fumar.

2. Seguir limpiando la boca igual que con nuestros dientes, un cepillado después de cada comida principal, tres veces al día, durante dos minutos. Imprescindible también es utilizar un método de limpieza interdental entre implantes, como el hilo dental o los cepillos interdentales, por ejemplo. “En rehabilitaciones complejas o por ejemplo pacientes mayores con poca habilidad manual apoyarse en cepillos eléctricos o irrigadores que ayuden a limpiar por debajo de las prótesis de los implantes. También considerar los colutorios desinfectantes, pero siempre bajo prescripción del dentista. No todos los enjuages son iguales y hay diferentes composiciones y eficacias”, añade.

3. No olvidar las revisiones periódicas en el dentista, para que pueda limpiar esas zonas escondidas a las que el paciente no llega, además de para controlar la salud de los tejidos periimplantarios.

“La SEPA señala que el tratamiento con implantes es una opción muy eficaz que se ha de considerar sólo en aquellos casos en los que no sea posible mantener un diente natural. No es un beneficio para el paciente, como a veces puede aparecer, la extracción de dientes naturales de manera indiscriminada y sustituyéndolos por implantes con la idea de evitar el tratamiento periodental o para sustituir las revisiones, porque los implantes también sufren estos problemas y precisan de revisiones”, sentencia.

 

Fuente: diarioinformacion.com

 

 

GUÍA PARA MEJORAR LA SALUD BUCAL DE LOS NIÑOS

Inculcar buenos hábitos en la limpieza bucal de los niños servirá como base para que los más pequeños mantengan una correcta higiene de sus dientes. El buen ejemplo de los padres resultará vital, ya que el niño recibirá el mensaje de que la salud bucal es importante.

Esto incluye cepillarse tres veces al día, mantener una eficiente higiene oral, utilizar seda dental y limpiarse la lengua.

Según datos aportados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre el 60 y el 90 por ciento de los niños en edad escolar han padecido o tienen caries, uno de los problemas que se registran con mayor frecuencia en esta etapa de la vida.

El Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos (COEM) ha recomendado además que se debe evitar el consumo de tabaco delante de los niños, con el fin de mejorar su salud dental.

Otro de los consejos es tener la boca hidratada y mantener a raya el consumo de dulces, debido a que son estos últimos los que propician que las bacterias generen ácidos en la boca, lo que producirá daños en el esmalte y, después, la aparición de caries.

PREVENIR LESIONES

Quienes también se afanan por transmitir sus conocimientos a favor de la salud bucal de los más pequeños son los especialistas en tratamientos de ortodoncia en niños de la Clínica Dental Ortodoncia NB, en Marbella, que recomiendan llevarles al ortodoncista antes de los 7 años para descartar maloclusiones severas.

“Estas se pueden corregir o también redireccionar, para reducir el impacto sobre el crecimiento de los huesos”, afirman los profesionales de la Clinica Dental.

“Si se corrigen los hábitos a una edad temprana, las alteraciones anatómicas o los problemas respiratorios (con ayuda de otros profesionales de la medicina), el crecimiento puede terminar de corregir la malposición ósea.”

Debido a que los niños se mantienen en constante movimiento y practicando actividades recreativas o deportivas, hay que prestar especial atención a posibles traumatismos dentales. Por ello se recomienda el uso de soluciones efectivas y cómodas, como la Ortodoncia Estética Invisalign, que se lleva a cabo a través de una funda invisible diseñada a medida para el paciente.

PROTEGER LOS DIENTES

Los expertos añaden otras recomendaciones para que la dentadura de los niños se mantenga en un estado óptimo. Una de estas tiene que ver con el uso del enjuague bucal antes o después de cepillarse.

También es importante que se elija una dieta equilibrada, minimizando el consumo de dulces. Si el niño los va a ingerir, que sea con las comidas y no entre las comidas.  La saliva que se produce a la hora de comer ayuda a enjuagar los alimentos de la boca.

Los padres deben llevar a los niños al dentista por lo menos dos veces al año para hacer un chequeo general.

Mientras el niño aprende a cepillarse por sí mismo, es de vital importancia que se supervise su cepillado para que se haga lo mejor posible, abarcando la mayor parte de la dentadura y la lengua.

Esto servirá para que los pequeños vayan ajustando la forma correcta del lavado y conservar una boca completamente saludable.

¿Como afecta la salud dental al deporte?

Según la OMS, “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Hoy en día, somos muchos los que practicamos algún tipo de deporte en aras de conseguir ese estado de completo bienestar, pero ¿le damos la misma importancia a la salud bucodental? Según un informe de la SEPA (Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración), “la salud oral influye en el rendimiento deportivo y, de igual forma, el deporte influye en la salud bucodental”.

PROBLEMAS BUCODENTALES QUE DISMINUYEN EL RENDIMIENTO DEPORTIVO:

 1. Dolor dental. Limita e incapacita para un buen entrenamiento.

2. Unamala salud dental y periodontal que cursa con infección e inflamación, puede desembocar en problemas a nivel de otros órganos del cuerpo, estando relacionadas esas bacterias presentes en infecciones bucodentales, y cada vez más estudios lo confirman, con la diabetes, problemas respiratorios, musculares, articulares y/o cardiovasculares, lo cual afecta al rendimiento deportivo.

3. La ausencia de piezas dentales y la maloclusión, o mal alineamiento de los dientes o engranaje inadecuado entre arcada superior e inferior, también afecta a los logros que se pueden obtener al realizar una actividad física, y es que el masticar de una manera incorrecta produce mala alimentación, es el causante del 30% de los dolores de cuello y espalda y está también íntimamente relacionada con problemas de equilibrio.

RIESGOS DE PRACTICAR DEPORTE PARA LA SALUD BUCODENTAL

1. Un alto porcentaje de los pacientes que acuden a consulta por un traumatismo dental lo hacen tras haber tenido un golpe durante la práctica de algún deporte.

2. Caries y desgastes dentales por hábitos alimenticios de los deportistas, barritas energéticas y bebidas isotónicas, que por su composición ricas en glucosa y con pH ácido producen caries y erosiones dentales. En deportes acuáticos, además de las erosiones, el contacto con los agentes químicos de las piscinas producen mayor agresión y aparición de un tono amarillento en la dentadura.

3. Problemas de la Articulación Temporo-mandibular (ATM) El abuso del consumo de chicles por parte de los deportistas para disminuir el estrés y la gran tensión a las que están sometidos, producen un apretamiento de la boca. Si este hábito se realiza de manera prologada, da lugar a una sobrecarga en la musculatura masticatoria que se traducen en molestias en la ATM y sobrecarga sobre las superficies de los dientes y cefaleas.

4. Barodontalgia es dolor dental producido por fuertes cambios de presión y suelen padecerlo los montañeros, los pilotos y los buceadores.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN BUCODENTAL PARA DEPORTISTAS

1. Buena higiene en casa, visitas al dentista para tratar las caries y la enfermedad periodontal y consultas de revisión para prevenir.

2. Alimentación saludable rica y equilibrada, evitando en la medida de lo posible barritas y bebidas energéticas.

3. Beber mucha agua para evitar la sequedad de boca y acidez que afectan al esmalte y a la encía.

4. Control de las maloclusiones: alinear bien las piezas dentales.

5. Reposición de piezas ausentes, preferiblemente con prótesis fija implantosoportada, que permita una correcta masticación.

6. Descansar bien y relajar ATM con ejercicios, fisioterapia o férula de descarga.

7. Uso de protectores bucales deportivos, no sólo en deportes de riesgo sino también en los más frecuentes, como el fútbol.

La población española mayor de 60 años descuida su salud bucodental

Las personas mayores sufren cambios orales que afectan a su estado de salud bucodental, lo que incide directamente en su calidad de vida. Pese a ello, la población española a partir de los 60 años es la que menos se preocupa por la higiene dental y solo el 41% de ellos realiza revisiones odontológicas cada seis meses, tal y como revela un estudio sobre Prevención e Higiene Bucodental realizado por la Universidad de Santiago de Compostela.

A partir de los 60 años es frecuente descuidar la salud bucodental

Y es que a partir de los 60 años es más frecuente descuidar la salud bucodental, precisamente cuando es el momento más se deben extremar los cuidados de la boca, ya que las dolencias bucodentales son más comunes por el envejecimiento dental.

En este sentido, se advierte advierte que “es habitual que, aunque las personas mayores tengan más problemas y dolencias dentales, sean las que menos se cuidan y visitan al especialista. Esto se debe, principalmente, a la aceptación generalizada de que son inevitables ciertas dolencias con el paso de los años, la ausencia de energía y dinamismo propio de la edad que provoca más pereza a la hora de repetir ciertos hábitos como lavarse los dientes”.

Según apunta el estudio “es habitual que las personas de edad avanzada sufran una mayor presencia de caries, en gran medida por la desmineralización del diente por los ácidos de la placa bacteriana. Además es normal que vean agravada su sensibilidad dental por la retracción de las encías y la mayor exposición de la raíz del diente”. Con el objetivo de sensibilizar a la población de la importancia de mantener una correcta salud bucodental, destacamos las principales patologías bucodentales durante el envejecimiento:

· Enfermedad periodontal: es un trastorno que aparece principalmente a partir de los 40 años. Señales como el sangrado o inflamación de las encías, la halitosis o el mal sabor de boca son síntomas que pueden ayudarnos a detectarla a tiempo.

· Pérdida de la dentadura: aproximadamente, el 20% de las personas mayores ha perdido ya más de la tercera parte de su dentadura. Con el paso del tiempo, la retracción de las encías deja al aire la raíz del diente con lo que éste pierde sujeción y puede llegar a caerse. Esto influye negativamente en su salud, pero también en su vida cotidiana, ya que se ve afectado el proceso digestivo, el habla y las relaciones sociales.

· El uso incorrecto de las prótesis y una mala higiene bucodental provocan severos problemas: la acumulación de placa bacteriana bajo las prótesis dentales contribuye al mal aliento y a la aparición de sarro. Asimismo, una prótesis mal adaptada puede, además de dificultar el habla y la masticación, provocar irritaciones en la mucosa oral

· Enfermedades sistemáticas como diabetes, afecciones cardíacas o cáncer: se ha comprobado que los pacientes con estas patologías, que tienen mayor prevalencia a partir de los 60 años, tienden a desarrollar ciertos problemas orales.

Para evitarlas, desde Clínica Dental Doctora Chandler se advierte que las personas mayores deben llevar a cabo un cuidado bucodental no solo dirigido a mantener una salud bucodental correcta, sino también encaminado a la prevención de cualquier patología, al correcto uso de las prótesis dentales y a la detección de cualquier cambio anormal en la cavidad bucal. Para ello, Gustavo Camañas recomienda seguir estos consejos para mantener una correcta higiene bucodental:

· Acudir a revisiones de manera frecuente. Al menos dos veces al año. Se recomienda que comuniquen a su dentista cualquier problema de salud, para que comprenda su situación general y pueda personalizar al máximo su cuidado.

· Usar cepillos eléctricos después de cada comida. Algunaspersonas con artrosis, enfermedad que limita el movimiento, pueden tener dificultad para cepillarse los dientes. En estos casos es aconsejable recurrir a aparatos especiales, como cepillos eléctricos, que faciliten su higiene diaria.

· Limpieza bucal completa. Además del cepillado, también es importante usar hilo dental y un enjuague bucal con agente antibacteriano que complete nuestra higiene bucodental.

· Usar un dentífrico especial. Lasencías se retraen con el paso del tiempo exponiendo las raíces, por lo que debemos usar un dentífrico especifico que reduzca la sensibilidad dental.

· Cuidar la dentadura postiza.El uso de dentaduras postizas o prótesis dentales requiere de cuidados especiales y constantes para disfrutar de una buena calidad de vida. De ahí la importancia de acudir al especialista para un chequeo o un reajuste si fuera necesario.

· Enjuagues bucales e ingesta de agua. Para prevenir la sequedad bucal (xerostomía) se aconseja mantener una buena higiene dental, masticar bien los alimentos para segregar saliva, realizar enjuagues con una solución salina y bicarbonato e ingerir agua de forma a menudo.

las caries son consecuencia de la higiene y alimentación, no de los genes

La presencia en la flora bucodental de las especies bacterianas causantes de las caries está determinada por nuestros hábitos de higiene y nuestra dieta, no por los genes heredados

Las caries dentales constituyen uno de los principales –sino el mayor– problemas de salud bucodental en todo el mundo. Unas cavidades en los dientes y muelas que provocan que la pulpa dental quede expuesta a las infecciones, por lo que deben ser inmediatamente ‘reparadas’. Y para evitar que esto pase, es totalmente necesario de cuidemos de nuestra salud oral, principalmente con el cepillado de nuestros dientes. De hecho, y si bien se ha sugerido una posible predisposición genética, el papel que juegan nuestros genes en el desarrollo de las caries es, de haberla, nimio. No en vano, un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto J. Craig Venter en Rockville (EE.UU.) ha demostrado que la salud de nuestros dientes es consecuencia de nuestros hábitos de higiene y de nuestra dieta –sobre todo, del consumo de azúcar–. Es decir, nuestras madres tenían toda la razón del mundo al insistir una y otra vez en que nos cepilláramos los dientes.

Salva piezas dentales con revisiones periódicas

El primer efecto de una deficiente salud bucal es la presencia del mal aliento, afección que es muy molesta e incómoda para quien lo padece y quienes lo rodean.

Además, la mayoría de las personas mayores de 15 años padecen algún problema de salud bucal, muchas son enfermedades que se presentan desde la niñez y que por no atenderse, 40 por ciento de los casos culminan en la extracción de las piezas dentales.

La enfermedad bucal de mayor incidencia y prevalencia es la caries, presente en 60 por ciento de los infantes y 80 por ciento de los adultos.

Rojo López resaltó que la población con mayor riesgo para padecer enfermedades bucodentales son los niños, adolescentes y adultos mayores, además, quienes cursan con alguna enfermedad crónico-degenerativa.

Para difundir y concientizar sobre la importancia de las medidas preventivas en salud bucal, en algunas escuelas cuenta con acciones dónde se enseña la aplicación y auto-aplicación de fluoruro, enseñanza de técnica correcta de cepillado y uso de hilo dental, así como detección de placa dentobacteriana.

Los problemas bucodentanles son originados principalmente por una mala alimentación y carecer de higiene adecuada, mismos que se pueden evitar, incluso desde el embarazo, evitando alimentos con exceso de azúcares y ácidos principalmente; posteriormente por medio de la aplicación de fluoruro, así como hacer de la limpieza bucal un hábito.

La finalidad nuestra clínica dental dentro de esta área es promover la atención preventiva y fomentar el autocuidado, para así contribuir a un cambio definitivo hacia la cultura en salud bucal.

Las mujeres con periodontitis tienen más dificultades para quedarse embarazadas

La salud bucodental es clave para una buena salud general. No en vano, infinidad de estudios han demostrado que los problemas de salud en la cavidad oral se asocian con numerosas enfermedades por todo el organismo. Es el caso, por ejemplo, de la relación entre la periodontitis o enfermedad de las encías –comúnmente conocida como ‘piorrea’– con distintas patologías muy graves y potencialmente mortales, caso entre otras de las cardiovasculares, la diabetes y diversos tipos de cáncer. Además, las evidencias que constatan el impacto negativo de la enfermedad periodontal sobre la salud no paran de crecer. Y a ellas se suman las alcanzadas en un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Helsinki (Finlandia), en el que se muestra que las mujeres con una mala salud bucodental tienen muchas más dificultades para quedarse embarazadas.

Como explica Susanna Paju, directora de esta investigación publicada en la revista «Journal of Oral Microbiology», «nuestros resultados enfatizan la necesidad de que las mujeres jóvenes en edad fértil cuiden de su salud oral y se sometan a evaluaciones periodontales de forma regular».

Mayor infertilidad

Para llevar a cabo el estudio, los autores siguieron durante 12 meses a un total de 256 mujeres que, con edades comprendidas entre los 19 y los 42 años –la edad promedio se estableció en 29,2 años–, habían dejado de tomar la ‘píldora’ para intentar quedarse embarazadas.

Todas las participantes fueron sometidas periódicamente a exámenes odontológicos y ginecológicos para evaluar si la presencia de bacterias asociadas la periodontitis –concretamente de ‘Porphyromonas gingivalis’ y de ‘Aggregatibacter actinomycetemcomitans’– tenía algún impacto en la probabilidad de lograr la gestación. Y para ello, los autores evaluaron tanto la presencia de las bacterias en la saliva como de anticuerpos frente a las mismas en la saliva y en la sangre.

Las mujeres jóvenes en edad fértil deben cuidar su salud oral y someterse a evaluaciones periodontales de forma regular

Concluidos los 12 meses de estudio, la presencia de ‘P. gingivalis’ fue detectada de forma mucho más frecuente en la saliva de las mujeres que no se habían quedado embarazas que en la de aquellas que sí lograron la gestación. Asimismo, los niveles de anticuerpos frente a la bacteria fueron mucho mayores en la saliva de las mujeres que no estaban embarazadas que en la de las nuevas gestantes.

Es más; los resultados mostraron que las mujeres en las que se detectó ‘P. gingivalis’ –por medio de la prueba denominada ‘reacción en cadena de la polimerasa’ (PCR)– en la saliva y que, asimismo, mostraban un nivel elevado de anticuerpos frente a la bacteria, tuvieron una probabilidad hasta 3,75 veces mayor de no quedarse embarazadas.

Como destacan los autores, «el principal hallazgo en nuestro estudio es que la detección de ‘P. gingivalis’ en la saliva y de elevadas concentraciones de anticuerpos salivales frente a esta especie bacteriana periodontal incrementa significativamente el riesgo de concepción infructuosa en mujeres jóvenes. Un resultado, además, que es independiente de otros factores como la edad, el hábito tabáquico o en estado socioeconómico».

Para Héctor Juan Rodríguez, periodoncista de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), «uno de los aspectos importantes de este estudio es que muestra un aspecto más de la relación de la salud general y la salud periodontal. Desde hace unos años se conoce que si una mujer embarazada tiene inflamación en las encías, especialmente si tiene periodontitis, aumenta el riesgo de que el resultado del embarazo sea pretérmino. Ahora se ha dado un paso más en este ámbito, relacionando la presencia de bacterias periodontales con una posible infertilidad».

Por todo ello, «es importante aconsejar a las mujeres el cuidado de sus encías. Se recomienda un mínimo de dos cepillados dentales diarios, aunque, lo ideal sería después de cada comida; conviene utilizar un cepillo suave al estar la encía más inflamada; y se debe hacer una correcta higiene interdental, al menos una vez al día».

De la boca a todo el organismo

Y exactamente, ¿por qué una mala salud bucodental reduce las probabilidades de concepción de las mujeres? Pues la verdad es que, dado que este estudio se engloba en los denominados ‘observacionales’ y, por tanto, no pueden extraerse conclusiones del tipo ‘causa y efecto’, no se sabe. Pero los autores proponen una posible explicación al respecto.

Como concluye Susanna Paju, «nuestro trabajo no responde a la pregunta sobre las posibles causas para esta infertilidad, pero muestra que las bacterias periodontales pueden, aun en pequeñas concentraciones e incluso antes de que los síntomas de enfermedad periodontal sean visibles, tener un efecto sistémico, en decir, en todo el organismo. Necesitamos más estudios para poder explicar el mecanismo subyacente a esta asociación».

 

Fuente: Salud ABC

¿Por que perdemos el blanco de nuestros dientes?

El tono del esmalte de los dientes, así como su propia composición, va modificándose con el simple paso del tiempo. Los blanqueamientos se disparan tras el verano.

El blanqueamiento dental es uno de los de tratamientos médicos que más ha crecido en los últimos años debido a una mayor preocupación por la estética o a la aparición de ofertas económicamente interesantes. Los ciudadanos que acuden a consultas odontólogas se preocupan cada vez más, no sólo por su salud bucodental, sino también por el aspecto de sus dientes, que puede degradarse con el paso del tiempo o debido al consumo de ciertos productos.

Según las estadísticas, el grueso de las intervenciones de este tipo se realizaron al concluir la temporada veraniega. En concreto, un 22 por ciento de los tratamientos se llevaron a cabo en septiembre, un porcentaje claramente superior al resto de meses del año.

Las causas de este fenómeno podrían explicarse debido a que la gente descuida durante el verano los temas relacionados con la salud y que, una vez vuelve a la rutina, vuelve a preocuparse por éstos al poder mantener la regularidad que un tratamiento de blanqueamiento requiere.

¿Por qué se va el blanco de los dientes?

Esta es, sin duda alguna, la pregunta que muchas personas se hacen al comprobar que, con el paso de los años, sus dientes pierden brillantez y, por lo tanto, también estética. Según expertos, esta pérdida de color se debe, en primer lugar, a una razón natural, ya que el tono del esmalte de los dientes, así como su propia composición, va modificándose con el simple paso del tiempo.

Por otra parte, algunos factores externos y, por tanto evitables, también influyen en este cambio de color. La injerencia de ciertos componentes presentes en productos tales como el vino, el café, el té, algunos zumos, frutas como las fresas o las cerezas o el tabaco propicia un oscurecimiento de los dientes, los cuales merecen un especial cuidado. En este sentido, mantener una buena higiene oral diaria es fundamental.

Generalmente, todo el mundo puede someterse a intervenciones de este tipo, exceptuando casos concretos como mujeres embarazadas, menores de edad o personas con determinadas alergias. Es necesario, no obstante, que especialistas en estética dental realicen un correcto diagnóstico y seguimiento de cada paciente antes, y especialmente durante el proceso de blanqueamiento, con el fin de conseguir un resultado óptimo.

Los falsos mitos y los peligros de los blanqueamientos caseros

Existen algunos falsos mitos sobre los efectos de un proceso de blanqueamiento dental que, según los expertos, precisan de matices importantes. Estos son algunos de ellos:

1. El blanqueamiento provoca sensibilidad dental crónica. Aunque este afecto sí puede darse de forma temporal, es un falso mito. En caso de producirse transitoriamente, el odontólogo se encargará de aportar consejos para hacerla más llevadera.

2. En caso de padecer periodontitis no se puede hacer un blanqueamiento dental. Según expone algunos expertos “mientras la enfermedad sea activa es cierto que no se puede realizar el proceso, pero una vez está estabilizada y controlada, sí es posible llevarlo a cabo”.

3. El blanqueamiento dental desgasta el esmalte. El agente blanqueante abre el poro del esmalte durante el período de aplicación de éste, pero luego vuelve a cerrarse.

4. El blanco sólo dura unos meses. La durabilidad del blanqueado dependerá de los hábitos y conducta alimentaria del paciente, a quien el odontólogo ofrecerá consejos. En este sentido, se recomienda no llevar a cabo tratamientos no profesionales puesto que de hacerlo así, “la durabilidad del blanco sí pude ser breve y los efectos secundarios en la encía y en lo que a sensibilidad dental se refiere pueden ser graves”.

123

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Facebook